» » Tradicion chaman y los cuencos tibetanos

Tradicion chaman y los cuencos tibetanos

augusto 8 Dic, 2014 Uncategorized No hay comentarios

Tradicion chaman y los cuencos tibetanos

 

Dice la historia que la época del chamanismo fue cuando los herreros inmigrantes produjeron los cuencos tibetanos . Esta cultura creo los cuencos tibetanos a partir de la aleación de 7 metales que fueron forjados de una manera única en el que actualmente aun con las técnicas modernas es imposible crear un auténtico cuenco. Hay otra teoría que dice que los monjes actualmente producen sus propios tazones, el problema de esta teoría radica en el hecho de que nadie ha visto nunca un cuenco hecho como uno original, ya sea por los monjes o los herreros ambulantes. En la actualidad los cuencos cantores tibetanos se siguen produciendo, pero son descartados rápidamente  y las aleaciones de metales antiguos ya no se utilizan. De acuerdo a esta tradición los cuencos son hechos de siete metales; un metal por cada planeta: el oro (el Sol), la plata (la Luna), mercurio (Mercurio), cobre (Venus), hierro (Marte), estaño (Júpiter) y el plomo (Saturno). La fusión de estos metales crean el sonido maravilloso del cuenco, incluyendo un sonido individual para cada tazón y armónicos.

tradicion chaman

tradicion chaman

Los cuencos cantores tibetanos ya no se hacen a la manera antigua desde los últimos cuarenta años. Hay varias razones para esto; En primer lugar porque los cuencos cantores podrían haber sido utilizados como platos de sacrificio, que son utilizados comúnmente en los monasterios tibetanos. Fueron utilizados como platos de sacrificio, debido a que un don ofrecido en un plato de sacrificio “también debe ser armónico en todos los sentidos”. A pesar de que los cuencos no se tocaban, era importante saber que el sonido puro podría trabajar en armonía con la ofrenda sacrificada.

Por otro lado, los cuencos cantores podrían haber sido utilizados también como simples platos alimenticios por las personas de conformaban la tradicion chaman.

Según el autor Jansen en su libro “Singing Bowls: A Practical Handbook of Instruction and Use”, nos dice que “es posible que las aleaciones de los cuencos tibetanos  suministren potenciales minerales hemostáticos que son esenciales en la dieta”. Siguiendo esta lógica, una mujer que acaba de dar a luz tendría que comer de estos cuencos durante un mes entero para una mejor recuperación.

El experto de renombre mundial Hultkrantz en tradiciones y rituales nativos americanos nos dice que: “La idea central de la tradición chaman es llegar a establecer medios para el contacto con el mundo sobrenatural gracias a las experiencias estáticas de un intermediario profesional e inspirado llamado el chaman”. Price en su libro “The Archaeology of Shamanism” nos dice que el papel central de la técnica usada por la tradición chaman incluye la alteración del estado de ánimo, con el propósito de experimentar una conciencia diferente. Para lo cual se incluye los estimulantes químicos, el control de la respiración y el ayuno, junto a el uso del sonido logra inducir a la mente ah estados alterados de la conciencia donde se encuentra la verdadera paz.

Price nos dice que según la tradicion chaman el poder del sonido, en especial los que se encuentra en instrumentos como la percusión, tiene vibraciones tan altas que puede crear por sí solo, un estado alternativo de la mente. Todo depende del ritmo y la frecuencia del tono, el sonido puede crear una experiencia trascendental. El ejemplo más milenario de esta teoría son los cuencos tibetanos porque su sonido se ha utilizado para poner los monjes de la  tradicion chaman en un estado meditativo. Por esta razón una vez que los chamanes fueron inducidos a un estado de meditación, estos fueron capaces de recibir información oculta

Los cuencos cantores entran en juego cuando un individuo se encuentra en silencio. El chaman era capaz de comunicarse directamente con sus pacientes en el silencio a través del sonido del cuenco y sus resonantes armónicos. Los monjes de la tradicion chaman eran capaces de observar cualquier perturbación del espíritu gracias al tazón cantador. La función del cuenco no era solamente permitir a los chamanes para que evalúen a nuestra parte espiritual, sino que también eran utilizados como medio de comunicación a los cielos y los infiernos. También estos sonidos trabajaban como purificadores en los chamanes.

Cuando se reproducían en la presencia de un individuo en estado de meditación, se decía que el sonido del cuenco alteraba el estado de esta persona a un estado de mayor conciencia, lo que llevaba a que experimenten estados cósmicos de la mente, de otro modo inalcanzable en un estado consciente.

Robert Desjarlais, autor Body and Emotion: The Aesthetics of Illness and Healing in the Nepal Himalaya (1992) nos cuenta como participó en un ritual chaman musicalmente inducido, dijo lo siguiente: “La música resonaba dentro de mí, en una gradual intensidad, cobrando mi cuerpo y la habitación en un impactante sentido. Ondas recorrieron mis miembros, se observaron chispas, colores expandidos, la habitación cobró vida con las voces, el fuego, la risa, la oscuridad “(1992: 5). Los armónicos producidos por los cuencos tibetanos permiten un efecto tan poderoso en nuestro consciente. Los matices vibrantes resuenan dentro del individuo, causando que la conciencia del individuo y el sonido vibre en armonía absoluta.

 

augusto